Charla Pre-Partido de fútbol en el vestuario

Rutinas Pre-Partido

¿Qué aspectos son fundamentales en la previa de un partido? ¿Cuánto tiempo debemos dedicar a la charla y al calentamiento? ¿Cómo estructuramos el trabajo a realizar?

Charla Pre-Partido de fútbol en el vestuario

Los momentos previos al comienzo de un partido suelen ser momentos de nervios y ganas de empezar por parte de todos, jugadores y entrenadores. Por lo tanto, debemos gestionarlos de la manera más adecuada para que sean lo más eficaces posible de cara al transcurso del partido, transmitiendo lo que queremos a los jugadores y consiguiendo que estén concentrados desde el primer minuto del calentamiento.

Esto se consigue transmitiendo “las 3 C”: mensajes Cortos, Claros y Concisos.

  • Cortos: los jugadores lo que quieren es saltar al campo y empezar a calentar y a tocar balón. Nuestro mensaje no puede ser muy extenso puesto que llega un momento en el que desconectan, dejan de prestar atención y no es eficaz.
  • Claros: de igual manera, el mensaje tiene que ser sencillo para que entiendan lo que les queremos transmitir. Tenemos que dirigirnos a ellos con claridad y seguridad en nuestras palabras.
  • Concisos: por último, el mensaje tiene que ser directo, con pocas palabras pero muy precisas. “Decir poco y transmitir mucho”.

Por otra parte, debemos planificar correctamente estos momentos de acuerdo al tiempo que disponemos (que no sea ni muy extenso ni muy reducido) para que no se nos olvide ningún detalle. Nunca se debe improvisar, sino que tenemos que llevar planificadas todas las pautas a seguir durante estos momentos. Y estas pautas son las que, a lo largo de la temporada, se deberían convertir en nuestras Rutinas Pre-Partido, que en mi caso son las siguientes:

 

1. Llegada

Las Rutinas Pre-Partido comienzan desde el momento de la llegada al terreno de juego en el que se va a disputar el encuentro. Generalmente, se suele quedar 1 hora antes del inicio. Es decir, este será el tiempo que disponemos para preparar física, técnica, táctica y, sobre todo, psicológicamente a nuestro equipo para afrontar el partido al 100%. No obstante, en algunos partidos que se disputan muy temprano o a la hora de la comida, por ejemplo, he alargado la hora de llegada hasta 45 minutos antes del inicio.

Se pueden dejar 5 minutos de margen antes de entrar a los vestuarios y, tras él, quien llegue más tarde será suplente (aunque fuera a salir como titular).

Una vez que entramos al vestuario, les dejamos a los jugadores solos entre 5 y 10 minutos para que se cambien, se relacionen entre ellos, escuchen música… En definitiva, para que suelten los nervios. Este tiempo lo aprovechamos el segundo entrenador y yo para compartir impresiones de cara al partido, organizar el calentamiento, etc.



2. Charla

Se realiza unos 40 minutos antes del comienzo del partido y suele tener una duración no superior a 10 minutos. Las premisas que se dan son las siguientes:

  1. Alineación: salvo alguna ocasión excepcional, las convocatorias las realizamos con el número justo de jugadores (titulares y suplentes), por lo que no tenemos que hacer ningún descarte. En este sentido, solamente decimos quien sale de inicio y quien parte desde el banquillo.
  2. Sistema y Planteamiento propio: se trata de un recordatorio de lo que ya deberíamos haber trabajado durante la semana. El sistema suele ser el mismo a lo largo de la temporada (con una variante ofensiva y una defensiva). Sin embargo, el planteamiento sí puede sufrir más modificaciones, para adaptarlo a las necesidades del equipo, el terreno de juego, etc. Por lo tanto, se dan pautas de actuación a nivel colectivo (activación táctica).
  3. Planteamiento del rival: este punto, que se puede incluir junto con el anterior, consiste en un análisis rápido del rival, de sus puntos fuertes y débiles, así como otros aspectos a tener en cuenta (jugadas de estrategia, jugadores más desequilibrantes…).
  4. Estrategia: a continuación, el segundo entrenador (para evitar entrar en un estado de monotonía) recuerda las jugadas de estrategia que se pueden utilizar durante el partido, si hay alguna recomendada teniendo en cuenta el rival, y designa los lanzadores de cada acción (faltas, penaltis y córners).
  5. Indicaciones individuales y Motivación: por último, se realizan pequeñas indicaciones individuales (las más importantes) y el primer refuerzo motivacional de cara al calentamiento (activación psicológica).

Durante el tiempo que transcurre entre que los jugadores saltan al campo y realizan la primera parte del calentamiento, el segundo entrenador aprovecha para entregar las fichas al árbitro.


Puedes descargarte la plantilla “Pre-Partido” pulsando el siguiente enlace: Descargar

3. Calentamiento

A falta de media hora, aproximadamente, para que empiece el partido, todos los jugadores saltan al campo a calentar: titulares por un lado y suplentes por otro. A los suplentes se les deja un balón y calientan aparte (rondos, tiros a puerta, etc.). Mientras que los titulares realizan un calentamiento de unos 20 minutos de duración que sigue la siguiente estructura:

  1. Activación física: movilidad articular y estiramientos libres durante 5 minutos. Cada jugador calienta de acuerdo a sus necesidades.
  2. Relación con el balón: en 4 filas cruzadas o enfrentadas 2 a 2, se realizan ejercicios de conducciones, controles y pases con ambas piernas y distintas superficies de contacto (activación técnica), aumentando la intensidad progresivamente. La duración de esta parte es de 4 minutos.
    Calentamiento: 4 filas cruzadas
    4 filas cruzadas
    Calentamiento: Filas enfrentadas 2 a 2
    Filas enfrentadas 2 a 2

    Mientras tanto, el portero realiza trabajo aparte con el segundo entrenador y algún jugador suplente si es necesario: saques, salidas, reflejos…

  3. Aproximación al juego real: a continuación, se realiza algún ejercicio de conservación del balón. Uno muy habitual es la posesión 4×4+2 en la que se enfrentan defensas contra delanteros más dos pivotes, que actúan de comodines, con el objetivo de conservar el balón. También se puede realizar una posesión con intercambios de posición o cualquier otro ejercicio que tenga transferencia al juego real, para introducir el aspecto táctico en el calentamiento (activación táctica).
    Con el portero, que continúa con su trabajo específico, y los suplentes trabajando aparte, la distribución sobre el campo quedaría de la siguiente manera:

    Calentamiento Pre-Partido
    Esta parte dura en torno a 6 minutos.

  • Activación final: para finalizar el calentamiento, realizamos los últimos estiramientos (dinámicos), 4 o 5 salidas trabajando la velocidad de reacción y vuelta a trote al vestuario.

En total, contando la activación final y los tiempos de recuperación e hidratación de los jugadores, la duración del calentamiento no supera los 20 minutos.

Generalmente, la parte de relación con el balón es dirigida. Pero, en alguna ocasión, la realizamos de forma libre: control-pase por parejas, triangulaciones, desplazamientos largos, tiros a puerta… Además, este momento se aprovecha para dar alguna indicación individual (que no se haya dado durante la charla previa), motivar a los jugadores que más lo necesiten, etc.

 

4. Instrucciones finales

Para finalizar la Rutina Pre-Partido, tienen lugar las últimas instrucciones y observaciones (si las hubiera) y, sobre todo, la motivación del grupo. Una vez más, hay que hacer hincapié en el factor psicológico.

Los jugadores realizan “su grito de guerra” y poco a poco van abandonando el vestuario y preparándose para salir al campo: capitán al frente, saludo a la afición en el centro del campo y aproximación al banquillo para realizar la foto de equipo.

Foto Pre-Partido AD Piuqeñas

Esquema

Esquema de las Rutinas Pre-Partido

About the author: jlmartinsaez

Leave a Reply

Your email address will not be published.