¿Estás empezando en el mundo de los banquillos y quieres preparar sesiones de entrenamiento más eficientes? ¿Eres un entrenador experimentado y te gustaría adquirir nuevo material bueno, bonito y barato? Si tu respuesta a alguna de estas preguntas es sí, ¡sigue leyendo!

Como entrenador de fútbol, los materiales que utilizas en tus entrenamientos pueden marcar la diferencia entre una sesión más o menos efectiva de cara al aprendizaje de los jugadores. Y no me refiero precisamente a que necesites emplear una gran variedad de cosas. ¡Todo lo contrario! Cuanto más sencillas sean tus tareas en cuanto al material empleado, más efectivas pueden ser. En este sentido, menos es más.

Balones

El primer material imprescindible en todo entrenamiento de fútbol es el balón. Sin balones no se puede entrenar. O mejor dicho, el entrenamiento pierde prácticamente toda su efectividad, ya que los ejercicios dejan de tener transferencia al juego real (en el que evidentemente se juega con una pelota).

El balón es fundamental para trabajar todo tipo de acciones ofensivas, ya sean individuales, como el control, el pase, la conducción, el regate o el tiro a puerta; o colectivas, como la conservación del propio balón, la progresión en el juego o la finalización.

Pero también es necesario para entrenar las acciones defensivas, como la como la entrada, el marcaje, el despeje o la interceptación a nivel individual; y la recuperación, la contención o la protección de la portería propia a nivel colectivo. En todas ellas, el objetivo será arrebatar la posesión a un jugador rival o al equipo contrario, y para ello debemos introducirlo.

Si quieres ver ejercicios gratuitos de todas las categorías que acabo de enumerar, pulsa en el siguiente enlace:

Balón de fútbol

En función de la categoría en la que te encuentres entrenando, necesitarás un mayor o menor número de balones. Así, en categorías iniciales en las que se prioriza ese trabajo individual para desarrollar la mejora del jugador, necesitarás más balones para maximizar el aprendizaje de cada uno de ellos. Lo ideal sería un balón por cada dos o tres jugadores.

Mientras que en categorías más avanzadas, la prioridad pasa a ser el rendimiento del equipo, por lo que el número de balones necesario será menor, ya que los ejercicios por lo general suelen ser colectivos.

La edad o categoría del equipo también determina la talla del balón a utilizar, siendo recomendada la talla 3 o 4 para los más pequeños y la 5 para los mayores.

En el siguiente enlace puedes ver y adquirir balones de fútbol de calidad y a un buen precio:

Petos

Siendo el balón el elemento fundamental en un entrenamiento de fútbol, los petos son otro de los materiales de mayor prioridad a la hora de adquirir equipamiento deportivo.

Niños jugando al fútbol

Principalmente se utilizan para distinguir entre dos equipos en los ejercicios colectivos o en los partidos condicionados que podamos plantear. Por lo tanto, con un juego de petos es suficiente. Aunque en ocasiones puede que necesitemos un juego de petos adicional, por ejemplo si se enfrentan 3 o más equipos o grupos de jugadores.

Te dejo otro enlace en el que puedes adquirir petos de varios colores, tallas y precios:

Conos

Por último, el tercer elemento que en mi opinión es fundamental son los conos (o chinos o setas, como prefieras llamarlos). Aunque se puede entrenar perfectamente sin ellos, en muchas ocasiones necesitamos delimitar distintos espacios. Y la mejor manera de hacerlo es utilizando estos materiales.

A continuación te dejo tres consejos metodológicos muy importantes con respecto al uso de los conos:

  • Aprovechar las líneas del campo siempre que sea posible. Son la mejor referencia para los jugadores.
  • Utilizar el menor número de conos posible, para no perder tanto tiempo en delimitar los espacios y después en recogerlos. Aprovechando las líneas del campo, los conos simplemente deberían marcar los vértices (esquinas) de esos espacios.
  • Utilizar conos del mismo color en cada espacio delimitado. A nivel visual es mucho más fácil de percibir y apreciar por parte de los jugadores. No es lo mismo hacer 3 rondos de distintos colores (azul, rojo y amarillo) que todos multicolor. Y desde fuera también da otra imagen…

Menos es más

Podríamos seguir enumerando materiales para entrenamientos de fútbol: vallas, picas, escaleras… Todo ello es muy útil para realizar un trabajo complementario. Pero realmente para nuestras sesiones, con emplear los que mencionado anteriormente tenemos más que de sobra para preparar tareas efectivas.

Dado que habitualmente disponemos de recursos limitados en cuanto a tiempo y espacio para entrenar, debemos buscar la máxima eficiencia. Y eso pasa por preparar tareas sencillas en cuanto a las reglas o condicionantes y al material empleado. Como decía al principio del artículo, menos es más.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *